francisca de pedrazaNacida en Alcalá de Henares, se quedó huérfana siendo niña y pasó a ser educada por las monjas complutenses carmelitas.

Del convento salió para casarse con Jerónimo de Jaras, en lo que ella pensó que podría ser una vida de madre y esposa feliz. Pero nada más lejos de la realidad. Su marido resultó ser un maltratador desde el primer día de matrimonio.

Cansada de aguantar palizas, hasta el punto de haber perdido el hijo que esperaba tras una paliza, se decidió a acudir a la Justicia para conseguir la separación de su marido.

El primer intento fue en 1620  ante el canónigo de la Colegial de la villa de Alcalá . Su solicitud era permiso para poder vivir alejada de su marido, para ello expuso todas las palizas y maltratos que le había asestado su maltratador, incluso mostró las marcas de su cuerpo al tribunal. Sólo consiguió una sentencia que aconsejaba a su marido ser honesto y bueno y dejar de maltratarle.

No se dio por vencida porque , lejos de disminuir el maltrato, todo siguió igual. El siguiente tribunal al que acudió fue el eclesiástico, y esta vez consiguió otra sentencia disuasoria para su agresor, que surgió el mismo efecto que la anterior… ninguno.

En su perserverancia contra ese maltrato insoportable, durante 10 años, siguió intentándolo y solicitó y consiguió una cédula del nuncio del Papa en España, para que llevase su pleito a otra jurisdicción.  Se celebró el pleito de divorcio en la corte de justicia de la Universidad de Alcalá . Al frente del tribunal : Álvaro de Ayala, (el primer rector graduado en ambos derechos, canónico y privado).

En 1624 se firmaba la sentencia de divorcio que al fín le daba la posibilidad a Francisca de vivir alejada de la agonía  diaria que le provocaba su maltratador . La sentencia incluía además una orden de alejamiento contra Jerónimo de Jaras  y obligaba a devolver la dote del mantrimonio.

Fue la primera sentencia de orden de alejamiento de la historia, gracias a la valentía y perseverancia de una mujer que se negó a seguir con su destino de mujer abnegada y sumisa frente a una violencia extrema  de su marido.

Francisa de Pedraza: divorcio y orden de alejamiento de Ignacio Ruíz Rodríguez

 

.