Anteriormente fue uno de los ejes clave dentro de la vida universitaria de Alcalá. Aún se conserva algunos de sus edificios emblemáticos como el Antiguo Colegio de San Jerónimo.

La denominación de calle de los Colegios le viene dada por los muchos que se fundaron en, lo que antes fue, una de los ejes clave dentro de la vida universitaria de Alcalá. Aunque algunos no han resistido al paso de los siglos (como el de las Órdenes Militares o de los Malteses, el de Bernardos Cistercienses o de los Manriques) otros se mantienen indemnes a la evolución histórica.

A la calle de los Colegios se accede desde la Plaza Cervantes, por el lateral donde están situados los restos de la Iglesia de Santa María La Mayor (XV), destruida en julio de 1936 y donde se conserva una réplica de la pila donde fue bautizado Miguel de Cervantes en 1547.

Caminando por esta antigua calle universitaria se encontrarán edificios como el Antiguo Colegio de San Ciriaco y Santa Paula de Málaga, actual facultad de Filosofía y Letras (donde habita la famosa leyenda de la boca del león en la fuente de uno de los dos patios); el Antiguo Colegio de Santa Catalina o de Los Físicos y Artistas, fundado por el Cardenal Cisneros;  el Antiguo Colegio de Teólogos de la Madre de Dios, sede del Colegio de Abogados;  el Antiguo Real Colegio-Convento de Agustinos Calzados de San Agustín, actual sede de los juzgados y el Antiguo Colegio de San jerónimo o Trilingüe donde se sitúa en uno de sus laterales la Hostería del Estudiante.

— PUBLICIDAD —

Puerta de los Aguadores

La calle de los Colegios desemboca en la Puerta de los Aguadores, tras su paso por los colegios conventos de órdenes religiosas como el convento de las Carmelitas del Corpus Christi o de ‘Afuera’, de arquitectura barroca, de planta de cruz latina con cúpula en el crucero. Las monjas residentes en el convento conservan cartas, un bastón y objetos personales de santa Teresa de Jesús.

En el transcurso de esta calle también se encuentra el monumento a San Ignacio de Loyola, realizado en 1957 como recuerdo de la estancia en Alcalá del fundador de los jesuitas, además de la Ermita del Cristo de Los Doctrinos, una de las mejores obras de la arquitectura complutense la que también dispone de un pequeño museo en la sacristía.

Otro de los edificios reseñables dentro de este recorrido es el Colegio Convento de San Basilio Magno, un edificio de magnífica fachada dieciochesca que fue inaugurado en 1660. Actualmente acoge al Aula de Música de la Universidad de Alcalá.