La calle Santiago, paralela a la calle Mayor, era el centro del barrio de la Morería o Almanxara.

La vía, extraordinariamente larga, ancha y recta para la época, es el lugar de fundación de los conventos masculinos durante el siglo XVI. Durante el XIX y XX fue adquiriendo un carácter burgués con edificios como el Juzgado, el Teatro Salón Cervantes y Telefónica.