Hace más de cuatro siglos, la plaza de los Irlandeses era uno de los lugares menos seguros de Alcalá. El acceso actual a la plaza desde la calle Mayor era conocido como el callejón del Peligro, un lugar donde se libraban duelos y disputas entre los estudiantes y diversos personajes de dudosa reputación. Por este motivo fue clausurada a finales del siglo XVIII.

Actualmente se puede ver una plaza de moderna construcción, porticada en tres de sus lados. Al fondo se observa el antiguo Colegio de los Irlandeses, sobre el que destaca la cúpula del Convento de Agustinas Recoletas de Santa María Magdalena que, a pesar de los destrozos producidos durante la Guerra Civil Española de 1936, mantiene intacto su maestría barroca.

En la calle contigua a la Plaza de los Irlandeses, la calle Escritorios, se encuentra el Colegio Convento de Carmelitas Calzados (XVI) actual sede de la Escuela Superior de Arquitectura. En esa misma calle se puede observar la bella arquitectura mudejar del Convento de Santa Úrsula, en la que destaca su sacristía decorada con pinturas al fresco que representan a ángeles músicos.