Las Catalinas

Su colección de capiteles mudéjares y el uso de elementos medievales en sus columnas recuerda a otras fundaciones de los Mendoza, como el Palacio del Infantado de Guadalajara

Fue fundado Juana de Mendoza y Zúñiga en el año 1590, aunque las religiosas no se trasladaron al convento que ocupan en la actualidad hasta 1604. El edificio, un hermoso palacio renacentista de 1529, perteneció al deán Carlos de Mendoza.

Detrás de una portada de estilo plateresco, en cuyo frontispicio aún pueden apreciarse restos de policromías, se encuentra un recinto de iglesia poco común. Ocupa el lugar del antiguo salón del palacio, al que tuvo que adaptarse. Son dignos de mención el coro, las paredes de ladrillo visto, el artesonado y un Cristo yacente de la escuela de Gregorio Fernández.

El claustro de la zona conventual es uno de los patios porticados más destacados de la ciudad. Tiene dos pisos adintelados con columnas de piedra. Las de las esquinas están decoradas con escudos de la familia Mendoza.