Nuestra Señora de la Esperanza

La iglesia resalta por su espadaña y por los curiosos contrafuertes cilíndricos, construidos con aparejo de ladrillo.

La congregación de las Claras tuvo sus antecedentes en un beaterio que se fundó e instaló en la zona de la Puerta de Aguadores en el año 1481. Al ser trasladadas por el Cardenal Cisneros a su actual emplazamiento (1517) se acogieron a la Segunda Orden de San Francisco.

Del convento que se edificó en 1525 sólo queda la iglesia. Lo más destacado es su fachada lateral, con originales contrafuertes cilíndricos de ladrillo. El interior de la iglesia, sin los retablos y capillas que desaparecieron durante la Guerra Civil, presenta una sola nave con coro de clausura y cúpula sobre crucero. Se han conservado numerosas e interesantes lápidas con representaciones heráldicas.